El acceso principal al edificio se realiza a través de una rampa de suave pendiente con entrada directa a recepción. El hotel dispone de un ascensor panorámico con terminación en el rooftop, donde se puede disfrutar de un elaborado desayuno a la carta e impresionantes vistas a la Catedral de Santa Ana.

En la planta noble, gracias a sus características y amplitud hemos adaptado una de nuestras habitaciones para huéspedes con movilidad reducida. Esta dispone de baño con ducha a ras de suelo y asideros ergonómicos, satisfaciendo así sus necesidades y garantizando el máximo confort.